¿Qué es el consumo responsable y cómo aplicarlo en casa? 10 Tips para lograrlo

¿De qué hablamos cuando nos referimos al consumo responsable? ¿Alguna vez te has preguntado qué clase de persona consumidora eres? Los hábitos en general dicen mucho acerca de quienes somos, y los de consumo más aún, aunque no lo percibamos como tal.

El objetivo de este post, y en consonancia con el Día Mundial del Consumo Responsable, celebrado cada 15 de marzo, es que tomemos conciencia de por qué adoptamos y naturalizamos tanto estos hábitos que ya casi ni ruido nos hacen. Rara vez, o ninguna, nos detenemos a pensar qué consecuencias medioambientales, sociales, económicas y para la salud traen consigo nuestros consumos.

Dicho esto, te invito a seguir leyendo estos 10 tips súper fáciles para aprender cómo poner en práctica el consumo responsable en casa.

10 Tips para aplicar el consumo responsable en tu hogar.
Hoy en día puedes hacer mucho para que tu consumo sea respetuoso con el medioambiente, desde hacer tus compras a granel hasta la puesta en marcha de la eficiencia energética en tu hogar.

¿Qué significa consumo responsable y sostenible?

La responsabilidad ligada a los hábitos de consumo tiene que ver con la posibilidad de repensar nuestras compras y gastos:

  • Es poder responderse de dónde viene eso que estamos adquiriendo, quién lo fabricó, bajo que términos y si su producción y venta se rigen por los principios del comercio justo.
  • Es preguntarse si los productos que compramos se han fabricado siguiendo las normas de la sustentabilidad.
  • Es cuestionarnos si son necesarios los artículos que estamos adquiriendo, o si existen otras alternativas.
  • Es evaluar y modificar nuestros actos relacionados con el consumismo (comprar, usar y tirar) y comenzar a reducirrepararreutilizarreciclar rediseñar.

¿Cómo el consumo responsable nos ayuda a cuidar el medioambiente?

Los principios del consumo responsable se relacionan de manera directa con la preservación de los bosques, de la biodiversidad y los recursos naturales, con la disminución del uso de plásticos y con toda conducta que ayude a detener el cambio climático.
Aquí te cuento algunas de estos principios relacionados con el medioambiente:

Optar por la producción local con un mínimo impacto ecológico

Cuando calculamos la huella de carbono de un determinado producto, medimos el grado de contaminación que este genera. Esto se mide desde su fabricación (con el uso de las materias primas que requiere) hasta su final descarte, sin olvidar los procesos de transporte y utilización del producto.

 Por lo tanto, al comprar a los productores locales, que trabajan en condiciones éticas, con procesos que no dañan la biodiversidad y los ecosistemas, estamos disminuyendo el costo medioambiental que la producción de este artículo genera. 

Utilización de materiales orgánicos y energías renovables para la producción

Las energías alternativas generan una disminución considerable del impacto medioambiental. Es indispensable promover este cambio y solicitar a las grandes empresas que dispongan de protocolos para lograr estándares de eficiencia energética para poner al servicio de las generaciones futuras.

Promoción del comercio justo y la responsabilidad con la sociedad

 El respeto por las culturas, por el trabajo artesanal, por los derechos de los y las trabajadores/as es un punto ético súper importante a la hora de hablar del consumo responsable. 

Si deseas conocer un poco más acerca del Comercio Justo, haz click aquí.

La ONU, en su objetivo número 12 de Desarrollo Sostenible para el periodo 2016-2030, insta a que todos los agentes contribuyan al desarrollo sostenible, garantizando las modalidades de producción y consumo de recursos de forma responsable.

10 Tips para aprender a consumir responsablemente y ayudar al medioambiente

En este apartado te cuento algunas recomendaciones para que no se te haga tan difícil transitar por el camino del consumo responsable.

1) Ten en cuenta tus compras, ¿de verdad necesitas eso?

Bueno, esta es la primera pista para conducirnos al consumo responsable.

Antes de adquirir cualquier artículo hazte estas simples preguntas:
¿Lo necesito? ¿Tiene que ser nuevo? ¿Ya lo tengo y quiero reemplazarlo? ¿Hay otras alternativas (alquilar, pedir prestado, intercambiar)? ¿Comprar esto me hará sentir mejor?

La imagen de aquí al lado es muy gráfica en relación a estas preguntas y es fundamental que lo hagas cada vez que te llega el impulso de comprar algo.

2) Consume lo necesario, haz tus compras a granel

Haz tu compras a granel

Esta es una premisa destacada para fomentar el consumo responsable. No necesitas comprar de más ni tener abarrotados tus armarios de productos o artículos por las dudas. ¿Qué es lo que generalmente sucede cuando haces esto? Se echa a perder antes de consumirlo, o ya no te gusta, o vives en un lío por tener tanto desorden.

Por eso lo que recomiendo SIEMPRE hacer tus compras a granel. ¿Por qué? Porque es más barato, adquieres lo que necesitas, tienes tu casa más ordenada y no desperdicias alimentos que pueden ser consumidos por otras personas. Y si llevas tus propios recipientes, ¡no te vuelves con el plástico a tu casa! Entonces, ponle fin a las excusas con esta guía para comprar a granel.

3) Haz un uso racional del agua

Haz un uso responsable del agua

El 22 de marzo se celebra el día mundial del agua, pero no solo debemos fomentar su cuidado ese día.

Pensando en esto, todavía me llama la atención observar en mi barrio cuántas personas lavan el piso de la vereda con manguera, sin percatarse de la cantidad de litros de agua que se gastan. Me pregunto, ¿Cuál es el objetivo de lavar la vereda?, yo lo veo como algo totalmente innecesario. Me genera la misma sensación de pérdida de tiempo cuando veo a las personas barrer las hojas de los árboles en el piso de tierra, francamente no le veo sentido.

Creo que me fui por las ramas, pero la idea es que debemos realizar un consumo responsable del agua, ya que es un recurso limitado.

Si quieres saber cómo ahorrar agua y así contribuir al consumo responsable, te invito a que leas por aquí.

4) Sé eficiente con la energía

Haz un uso eficiente de la energía

Hace muy poquito tiempo escribí un post sobre eficiencia energética. Ni te imaginas todo lo que puedes hacer para ahorrar en este aspecto y contribuir al cuidado del medioambiente.

El consumo responsable de energía abarca dese desenchufar los artefactos de tu hogar, hasta emplear otras formas alternativas de energía no derivadas de los hidrocarburos.

Si te interesa descubrirlo, aquí te dejo el post.

5) Cuida la integridad de los bosques y consume papel solo si es necesario

Reduce el consumo de papel

Hoy cada vez más personas utilizan los soportes digitales para almacenar datos. Esto permite que ahorremos espacio y tiempo, ya que localizar algo en el formato papel es mucho más engorroso que hacerlo en un soporte digital. Además, esta estrategia permite tener todos los documentos juntos en un sitio reducido.

Pero lo más importante es la cantidad de árboles que dejan de emplearse para fabricar papel y el espacio que empiezas a ver en tu oficina y hogar al implementar la digitalización en tu vida.

Aquí, en este post, te muestro cuáles son los beneficios de usar menos papel, ¡échale un vistazo!

6) Compra en tiendas de segunda mano, más barato y más responsable

Compra en tiendas de segunda mano para consumir de forma responsable

Comprar ropa de segunda mano siempre te va a convenir a vos y al medioambiente. Son múltiples los beneficios, tanto económicos como ecológicos, y te aseguro que es un viaje de ida.

Pero bueno, ya he hablado largo y tendido acerca del movimiento Slowfashion y la ropa second-hand, si quieres repasar algo, aquí te dejo el post.

7) Utiliza menos plásticos de un solo uso

Utiliza menos plásticos de un solo uso

Los plásticos de un solo uso (envases, sorbetes, cucharas, vasos descartables, etc.) son totalmente innecesarios y para nada sostenibles. Prueba reemplazarlos con bolsas reutilizables, vasos de aluminio, sorbetes de bamboo o vidrio, utensilios de madera o metal.

La verdad que esto de vivir a las apuradas y la comodidad de usar y tirar nos está jugando una mala pasada. Volvamos a los básicos, y a los hábitos de consumo más responsable ¡por favor!

8) Compra en tu ciudad o barrio, apoya al emprendimiento local

Compra en emprendimientos locales
 Comprar en tu pueblo o ciudad no solo contribuye a disminuir la huella de carbono producida por el transporte y el packaging, sino que también aporta al comercio justo.  

Siempre que puedas, alienta al emprendimiento local, al trabajo artesanal, a la utilización de materiales nobles y no contaminantes y al respeto por las personas trabajadoras.

9) Reduce, reutiliza, recicla

Reduce, reutiliza, recicla

A estas 3R, se le pueden sumar otras como repensar, rediseñar y reparar.

Creo que se trata de mirar con otros ojos las cosas que tenemos, y si es tan importante el consumo desmesurado de artículos y objetos que quizá usemos una sola vez.

Utiliza tu imaginación y reutiliza lo que puedas, repara lo que se ha roto, rediseña tu ropa, accesorios o los muebles de tu hogar. Verás lo gratificante que es observar los resultados y cuánto dinero ahorras.

10) Pregunta, cuestiona, infórmate y comunica

Pregunta, cuestiona y comunica tus ideas a favor del medioambiente

Hoy en día, contar con una información confiable, vale muchísimo. Para poder compartir estas ideas de cuidado del medioambiente y aplicar todos los cambios que puedas, es necesario aprender. Para esto, una excelente idea es leer este blog hasta el cansancio… bueno, tanto no…

 No pierdas la oportunidad de compartir con otras personas lo que sabes, ya que alguien informado puede actuar a conciencia, y cuantos más seamos haciendo cosas por el planeta, mejor. 

Para cerrar este post, te dejo una frase que siempre me pareció clave para entender en pocas palabras el significado del consumo responsable, y que habla, sobre todo de la reducción:

El mejor residuo es el que no se genera.

Entonces ya sabes, a la hora de comprar algo, primero pregúntate si lo necesitas, si es fundamental comprarlo, si existen otras opciones a la compra, si está fabricado bajo los principios éticos y el respeto a las personas trabajadoras, si vas a poder gestionar los residuos que este produce, si su fabricación y uso es respetuoso con el medioambiente y, fundamentalmente, si esa compra te hará feliz. Si alguna de estas cuestiones te genera dudas, ya tienes la respuesta.

Espero que alguno de estos 10 ejemplos de consumo responsable sea el puntapié inicial que necesitas para empezar con hábitos más saludables para ti, tu familia y el medioambiente.

¡Nos vemos!

Califica el contenido: ¿Me ayudas con unas estrellitas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *