Adiós a los Sorbetes (y otros males)

Los pototes, pitillos o pajillas forman parte del los plásticos de un solo uso, en este artículo te explico cuáles son y por qué es tan importante decirles adiós a los sorbetes de una buena vez.

Miles de sorbetes se acumulan en las playas y mares de todo el mundo.

¿Cuándo llega el momento en el que empezamos a ver como absurdas cosas que hacíamos con toda naturalidad? Esto me pasó a mi con los sorbetes. He pasado de aceptarlos como algo común y corriente a la hora de tomar una bebida a devolverlos a quien me los está entregando.

Es así, el sorbete entra en el súper combo del plástico de un solo uso, y nosotros, que no necesitamos de una asistencia extra para tomar nuestros refrescos, los aceptamos tan naturalmente que asusta.

Pero (por suerte hay un pero) una vez que comienzas a mirar con la “óptica medioambiental” es llamativo como resaltan a la vista de todas las mesas de los centros de comidas rápidas (para poner un ejemplo).

Y mil veces se me ha ocurrido ir y preguntar el porqué del uso del sorbete, quizá para poder comprender mis antiguas costumbres, quizá para compartir mi experiencia, quizá para adoctrinar, quizá para aprender juntos. Pero no lo hago. Mi descargo es aquí… y en el mostrador donde rechazo el sorbete.

¿Qué son los plásticos de un solo uso?

Los plásticos de un solo uso abundan en la cotidianidad y generan un alto impacto ambiental.

Los plásticos de un solo uso son aquellos que son empleados una sola vez y son descartados, no son reutilizables y su reciclabilidad es baja por cuestiones técnicas y/o económicas. Se los denomina también productos descartables, tales como vasos, palitos para revolver, pajitas, sorbetes, cubiertos desechables y bolsas plásticas de empaque final, entre otros.

Según los estudios realizados, estos recipientes tienen un promedio de utilización de 20 minutos y tardan entre 150 y 500 años en desaparecer completamente, lo que explica las 79.000 toneladas de plástico que flotan hoy en el océano Pacífico, conformando un área de 1,6 millones de km². Estos números que hacen que se me ponga la piel de gallina los obtuve de esta genial nota publicada en el diario El Cronista. (Te recomiendo leerla).

Entonces, sabiendo esto, ¿vas a seguir aceptando estos plásticos como si nada?

Si eso no es suficiente, aquí te dejo otras 5 razones para no usarlos

5 razones para no usar sorbetes

  1. Se desechan 1000 millones de sorbetes por día en el mundo. Es más, la mitad de esa enooooorme cantidad se desecha sólo en Estados Unidos. En la ciudad de Buenos Aires se desechan 2 millones de sorbetes por mes en los patios de comidas de shoppings. Esto representa 465 kilómetros de longitud equivalente a la distancia de la Ciudad de Buenos Aires con la ciudad de Mar del Plata. Terrible cantidad, ¿no?
  2. Tardan cerca de 1000 años en descomponerse. Y el plástico que se usa para producirlos (plástico #5) genera aproximadamente el 4% de los residuos a nivel mundial.
  3. Generan un daño irreparable para los ecosistemas marinos. Se estima que para el 2050 habrá más desechos de plástico que peces en el agua. Ademas los animales confunden estos plásticos con alimentos y mueren al consumirlos.
  4. La cadena alimentaria hace que si un pez ingiere micropartículas de plástico, y tu almuerzas ese pescado, tu terminaras comiendo plástico también. Se han registrado casos de peces como surubíes, sábalos y pejerreyes con diminutas partículas de material sintético en su interior.
  5. Si te gusta beber tus bebidas con sorbetes, existen otras opciones, como los sorbetes de papel, metal, cerámica o incluso de bamboo.

Ya creo que esto es un buen puntapié para empezar a cambiar la conducta acerca de estos plásticos. Los datos son innegables. Si eres como yo que intento hacer todo lo posible para disminuir mi propio impacto en el medio ambiente, empezar por decirle adiós a los sorbetes es un excelente punto de partida. Acciones pequeñas que significan grandes cambios.

Si quieres seguir aprendiendo sobre esto, te invito a curiosear en la sección de Reciclaje para seguir promoviendo el cambio.

¡Nos vemos!

Califica el contenido: ¿Me ayudas con unas estrellitas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *